Qué hacer en San Carlos, pueblo mágico de los valles

A 24 Km. de Cafayate por la ruta 40, se encuentra San Carlos,  un  pueblo tranquilo, de calles angostas y con sus típicas casas coloniales de  adobe.

El lugar fue fundado cuatro veces por los españoles, debido a que los calchaquíes asediaban el pueblo. En 1630 los jesuitas lo volvieron a establecer dando lugar a lo que hoy se llama San Carlos, en honor a su santo patrono San Carlos Borromeo, cuya fiesta se celebra todos los 4 de noviembre.

Iglesia San Carlos de Borromeo

La propuesta es  conocer  la plaza principal y alrededores, recorrer su iglesia y almorzar en alguno de los restaurantes frente a la plaza.

La Plaza

Tiene estatuas  características que rodean un aljibe y también una que nos llama la atención, es la que se levantó en honor a Lobo, el perro peregrino. La historia cuenta que acompaño a los peregrinos de San Carlos en la peregrinación de la Virgen del Milagro en 2004 y que, al extraviarse, regresó solo al pueblo recorriendo más de 200 km por cerros y quebradas.

Ruta del Vino

Finca Martorell, con una extensión de 3100 has., ubicada en medio del Valle Calchaquí, en la localidad de San Carlos,Paraje de Corralito, y a 30 Kms. al norte de la localidad de Cafayate, en una altitud de 1820 metros sobre el nivel del mar, es una estructura productiva netamente familiar. Su producción en 15ha. de viñas varietales Malbec y Torrontés, permiten una atención personalizada en la producción y en la elaboración del vino, convirtiendo al mismo en un producto artesanal.

Dada la altitud de su ubicación geográfica, sus productos son considerados como Vinos de Altura. El estilo enológico de Bodegas Martorell está orientado a potenciar al máximo las ventajas que ofrece “la altura” de los Valles Calchaquíes, para la producción de vinos de alta gama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *